Cáncer: Fortaleza familiar necesaria para superar una enfermedad mortal

Foto 2

Sofía Guzmán Jaramillo y Juan Carlos Enríquez Sanabria

Gabriel Lucero, “Gabo”, enfermó de cáncer a los 18 años. Los médicos le dieron poco tiempo de vida. Pero él armado de un espíritu fuerte, un cuerpo recargado de esperanzas, la ayuda de su mamá y amigos derrotó a esa enfermedad. Hoy, a los 43, el traicionero quiere arrebatarle la vida. Está decidido a derrotarle nuevamente con ayuda de médicos, su único hijo, su mamá y sus amigos.

 

Al igual que “Gabo”, los testimonios de Christiam Pinilla, quien superó al cáncer, José Antonio que ayuda a su hermana a luchar contra el cáncer  y los de centenares de enfermos con ese mal, apuntan a una voluntad a prueba de muerte, al buen trato de los médicos, al apoyo moral y económico de la familia y al respaldo de los amigos, como urgentes en la lucha contra el cáncer.

 

Gabriel Lucero, nacido en La Paz, asegura que el cuerpo está preparado para luchar contras las enfermedades, pero advierte que si el espíritu es débil “la muerte vencerá”. En su experiencia de cáncer de testículo antes y de resucitado tumor entre el hígado y el estómago ahora “el cáncer no es muerte…es un amigo, ya lo derroté una vez”.

 

De pie en la unidad de Oncología del Hospital de Clínicas de La Paz, se quita la pañoleta roja que esconde su cabeza pelada por la quimioterapia, descuelga el barbijo que cubre su sonrisa mágica y con unos ojos que parecen ventanas de su espíritu inundado de esperanzas recuerda que en su primer tratamiento gastó más de 30 mil bolivianos. Hoy desembolsó 30 mil bolivianos en las sesiones de quimioterapia.

Nunca lo hubiera logrado sin la mano tendida de su único hijo, de su mamá y de sus amigos que hacen vaquita para ayudarle. Es un filósofo de la vida, sus palabras descubren el mundo del cáncer y la esperanza y éstas son sus recetas: No deprimirse,  luchar todos los días, entender que los libros y los médicos no tienen la última palabra y “cada quien vive porque quiere. Así lo he hecho yo, más de 24 años”.

 

¿Qué es? ¿Qué lo causa? ¿Y cómo enfrentarlo?

 

Foto 3

La doctora Karen Matny Galindo asegura que el cáncer es una enfermedad que puede invadir y dañar los tejidos de cualquier parte del cuerpo. Las células se multiplican rápidamente y de manera anormal.

 

Tres son los tipos de cáncer más conocidos: El sarcoma ataca a los huesos, cartílagos,  músculos, nervios y vasos sanguíneos; el carcinoma se presenta en la piel, en tejidos bajo la piel, en cavidades del cuerpo y tejidos que revisten a los órganos y los glandulares que atacan a la próstata y a la mama.

 

Entre las causas conocidas están razones hereditarias, contacto con sustancias como el arsénico, con el carbón en el caso de los mineros, o quienes fuman tabaco y quienes se someten a radiaciones. El cáncer más común es del cuello del útero en las mujeres.

 

Esta profesional asegura que se da el apoyo psicológico al paciente y a la familia cuando lo piden. Su posición es no involucrarse “demasiado” con el paciente, porque según ella el médico debe transmitir fortaleza al paciente y a los familiares y aclara que eso no significa frialdad.

Foto 1

José Antonio: “Los doctores están equivocados”

 

José Antonio, no quiere decir su apellido,pero comparte que su hermana, de 36 años, tiene 3 meses más de vida. Él sostiene que “los doctores están equivocados”. Asegura que “no hay que decirle la verdad” a su hermana internada en la unidad de Oncología del Hospital de Clínicas de La Paz. “Hay que darle más alegría” dice convencido de lo que están haciendo hasta ahora. Él sabe que “muchos han vivido y se han recuperado” aunque estaban con los días contados por el cáncer.

 

Los dos hermanos y la mamá de más de 60 años, sentados en una de las bancas del lugar, pagaron 30 mil bolivianos por una cirugía difícil hace dos meses atrás, cancelaron 15 mil bolivianos más en otro centro hospitalario y ahora ya llevan 6 mil bolivianos en los medicamentos contra el cáncer.

 

“Era una bolita que crecía, el dolor era insoportable y se desmayaba, ya no podía” dice contando el historial cancerígeno de su hermana, cuando todos creían que era el problema de la vesícula, pero era cáncer. “Es como si me cortaran un brazo, la otra mano ya he perdido con la muerte de mi hermanito mayor”, dice testimoniando los últimos dos años de vida de esta familia paceña.

 

Ella acostada en una de las camas de la sala de mujeres soporta los dolores del cáncer con la ayuda de los médicos y los potentes medicamentos que le inyectan como paliativo para enfrentar a ese mortal gigante.

 

 Christiam: “Si no tienes fuerza para sanarte, te mueres”

Christian Pinilla de 39 años venció al cáncer hace 3 años. En el seguro médico universitario de la ciudad de La Paz le diagnosticaron cáncer y enraizamiento o metástasis en el cerebro, en el pulmón y en la parte inferior del tórax.

 

“Al principio me trataron bien, pero cuando empeoré siento que no”, dice recordando agosto, septiembre, octubre, noviembre y diciembre de 2013, cuando agonizaba en una cama del hospital del Seguro Universitario en la ciudad de La Paz.

 

Su familia se movilizó y nunca le avisaron que tenía unos meses más de vida. Para cerciorarse que no le estaban mintiendo hizo jurar a uno de sus hermanos que no se moriría.

 

Morfina, bicarbonato de sodio en la sangre, bombardeos de radioterapia, cóctel de quimioterapia, más bicarbonato de sodio, barroterapia y dosis de energía positiva fueron suficientes para “milagrosamente” vencer al cáncer. Hoy Christiam Pinilla trabaja nuevamente como ingeniero en informática y ya no hay restos de los tumores en su cuerpo.

 

“Si yo no tenía la voluntad de sanarme y mis hermanos, mis papás no me apoyaban tanto como mi esposa y mis hijos no iba a estar vivo”, dice recordando cómo derrotó al cáncer.

 

 El médico y los libros tienen una verdad, la otra está en la familia y la fortaleza propia.

 

José Antonio, Christian Pinilla y Gabriel Lucero piden que el Estado se comprometa más económicamente con los enfermos de cáncer, aseguran que en otros países el Estado paga la curación de sus enfermos.

 

Asimismo piden apurar la compra de equipos modernos como un acelerador lineal que son urgentes para luchar efectivamente contra el cáncer y piden que los pocos médicos que no entienden el sufrimiento de los enfermos lo hagan. Están preparados para curar el cuerpo, pero no se acercan al espíritu y al alma de quienes tienen cáncer dice uno de ellos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s