Alina, la boliviana que parece de otro planeta

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Alina junto a un grupo de expositores TEDx UMSA .

Por Sergio Rodríguez Castellanos

Terminando el TEDx UMSA, ahí estaba con Alina, la chica del espacio. Richard, el ciego con su perra guía, Malí. Al lado se encuentra Leo, el muchacho que diseñó una prótesis 3D para sí y para quienes necesitaran ayuda de la misma forma.  Álex, tartamudo de corazón. Ricardo, un genio, no es común.

Pero lo que comparto no sólo es la vez que conocí a Alina por su charla TEDx UMSA.

Uno de mis sueños es poder traer la carrera de ingeniería aeroespacial a Bolivia y dar un paso más hacia el área del espacio.

Recién cumplió 18 años hace poco, qué grave gravedad: Alina, ojos grandes, mejillas color durazno, una muchacha del CAD (Colegio Amor de Dios), quiere dejar a Bolivia en lo alto.

Con su habilidad y empeño, decidió emprender un proyecto fuera de órbita.

Para que el talento boliviano esté presente en la NASA, la boliviana Alina Santander Vinokurova, prepara un equipo con jóvenes bolivianos, sean colegiales o universitarios, pero apasionados en organizar este proyecto galáctico.

El objetivo: Construir un Rover Lunar (Foto), un vehículo lunar diseñado para participar de una competencia de construcción de naves en la NASA.

Cabe destacar que los materiales con los que trabajan son reciclados. Prepararía un vehículo lunar y todo lo que ello implica una responsabilidad ambiental: Reciclar piezas para la construcción del Rover.

Alina Santander, hoy cursa la promoción. Expuso su experiencia a la juventud en el TEDx UMSA, llegando a inspirar a sus similares. El destino apuntaba a que ella piense en la NASA, desde temprana edad. A los 8 soñó que estaba en el espacio.

Fue nombrada con honores como “Embajadora del International Space Education Institute”, en el ISEI, siendo todavía menor de edad.

Posteriormente, desde octavo grado empezó a participar en las Olimpiadas Científicas entre estudiantes de colegios a nivel nacional, principalmente en la materia de Física. Ganó medalla de oro.

En mi generación éramos un pueblo muy pequeño y no teníamos la misma oportunidad que los demás colegios, la verdad que tampoco buscábamos las oportunidades. Pasábamos en el anonimato.

Alina fue invitada por un equipo del Instituto de educación espacial alemán para ser su embajadora. Ganaría compitiendo con otras personas de distintas escuelas, pero la vida y el destino le jugaban la propuesta de apuntar al espacio y no solo salir del país.

Mucho más antes, publicó su sueño en un cuento, y después se involucró más en la ciencia, sobre todo en las Olimpiadas de Física.

Participó en los Juegos Plurinacionales de Ciencias en Sucre, en el 2015 vio un artículo sobre un campamento de verano en la NASA.

“Viajé a Alemania, al instituto internacional de Educación Espacial Leipzig, con muchos años de experiencia. En ese campamento, contaban los equipos acerca de los premios, les contaron que la mayoría de sus equipos siempre sacaban premios”, comentó.

Ahí aprendió a construir y manejar autos lunares a nivel internacional.

Esto le permitió entrenar física e intelectualmente para poder competir en un concurso realizado en la NASA, en Huntsville, Alabama, competencia que integra a varios países del mundo:

“The NASA Human Exploration, Rover Challenge”, celebrado entre el 7 y el 9 de abril del 2016 en el US Space & Rocket Center.

En este evento, invitan a jóvenes con ciertas características, que combinan talento con habilidad. En el video vemos a Alina en el Rover compartido.

Gracias a su madre, tiene como herramienta el idioma ruso, además del castellano, inglés y actualmente aprende alemán. “Las puertas se abren con los idiomas”, señaló.

Posteriormente, viajó por segunda vez, así fue como logró participar. Hubo la política de equidad de género, donde deben participar un chico y una chica.

Hay premiaciones hasta al equipo más amigable, se humaniza la ciencia al punto de entablar compañerismo, ayudar a los demás.

Le pregunté a Alina si hay alguna persona sorda, de esas que hablan con las manos y escuchan con los ojos, pero que haya participado en el campamento, nos dijo que no.

La inclusión en este caso es todavía un mito en todo el mundo y se ve en una supuesta normalidad en los parámetros de academia y ciencia.

Entonces en el caso de una persona con diversidad psicosocial, que habla con personas que no están “ahí” es considerado como un caso excepcional.

Una persona con el rostro desfigurado que vivió los momentos de empatía y solidaridad, siendo tratado como tal.

16 países de Iberoamérica también participan en este evento. México, Puerto Rico, Argentina, Perú (que al final no participó). El evento era entre países de toda América.

Además, considerando estos casos, la equidad de género se ha profundizado más todavía. Ahora vamos a tocar un tema que ha despertado interés e impacto en los últimos años:

Más allá de la equidad de género, ¿Puede participar gente con algún tipo de discapacidad?

Segundo día de Carrera, Alina en la pista de obstáculos

Esa pregunta parece muy simple pero a la vez es muy compleja, Alina dice que sí. En realidad depende mucho del entorno. Y mientras tengan las cualidades para ello, no importa.

El principio que existe en estos eventos, es el de  ayuda, apoyo mutuo. De hecho se premia al equipo más solidario, al más fraterno.

Le preguntamos si conoció gente que tiene alguna “discapacidad” en los campamentos. “La verdad que no”, me dijo. Y es que es algo que no se ve ni se dice, hoy por hoy.

Risas mientras las palomas pasan cerca de mi oreja, pues la entrevista era en el parque Avaroa, y aunque no es la Plaza Murillo, se interponían en la entrevista.

La fluidez y la confianza en la conversación con Alina nos demuestra que la gente de ciencia no tiene por qué ser gente fría, sin empatía.

“Una persona con el rostro desfigurado –recuerda Alina– estuvo presente. Pero todos lo apoyábamos, no le excluíamos”, dice.

Y también hay un caso en el que una persona hablaba con personas que “no estaban ahí”. Algo que podemos definir elegantemente como Diversidad Psicosocial.

Consejos de Alina para la juventud:

Alina dio algunas recomendaciones acerca de lo que es necesario para las nuevas generaciones. A continuación, una breve síntesis:

  • La materia no solo depende del profesor/docente, cuando a uno le gusta algo, lo profundiza más y más, se trata de pasión.
  • En la charla TEDX, ella fue invitada a dar una charla. Gran parte de los expositores tocaron el tema, directa e indirectamente, de la discapacidad, como la última charla del evento, “La discapacidad no existe, sino la diversidad”, de Richard Mateos.
  • “Quisiera cambiar esa intolerancia a las otras culturas, la gente anda muy cerrada en sus vidas”. –Lamenta, mientras que aprecia mucho lo diferente que enriquece.
  • Es muy importante que se cambie la forma en que se vive la educación.
  • Ahora no solo es calificar al educador, sino la pedagogía del “analízate a ti mismo”, para fomentar la autocrítica.
  • Darse la oportunidad, intentar hasta lograr. La práctica hace al…
  • Aprender desde la base, sobre todo en las ciencias exactas.
  • Un consejo si se animan con las Olimpiadas: Trazarse metas.
  • Cambiar el mundo desde la idea. Nuestra juventud debe fijarse en modelos de vida como Da Vinci, Tesla, Hawkings y demás personas que cambiaron su respectiva época e hicieron historia.

Este país está en la Luna:

Por último, Alina desea traer la carrera de ingeniería Aeroespacial a Bolivia. Muchas ideas llegaron a la NASA, pero pocos tienen el respaldo material para llevar adelante este tipo de proyectos.

Alina no solo quiere ser astronauta algún día. También quiere crear impacto en la población. Alina quiere hacer historia.

Alina es un ejemplo de luchar contra lo desconocido, demostrando que nosotros como bolivianos dejemos el conformismo, dejemos de estar en la Luna, “y llevar nuestro reino hasta las estrellas”, como diría James de Pokémon.

Con las redes sociales, la difusión de eventos que despiertan el interés extravagante en las nuevas generaciones.

El ritmo acelerado en el que vivimos no cambia mucho pero afirmo que eso distingue a la generación Millenial, de la que soy parte, de la generación Z de Alina, que llega a un grado de consciencia superior al que vivimos.

Señor lector, sé inteligente, sé como Alina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s