Del periodismo a la política

carlos-mesa_048.jpg

Cleidy Torrez, Giovana De la Cruz y Yoselin Apaza

Las y los periodistas son expuestos día a día a través de los medios de comunicación con el paso de tiempo se convierten en figuras públicas, algunos con mayor o menor aceptación y popularidad en la gente. En Bolivia al menos 35 periodistas han ocupado altos cargos en la arena política y gubernamental o han postulado como candidatos.

Son diversas las posiciones sobre si es o no correcto que un(a) periodista dé el salto del periodismo a la política. Alberto Salcedo connotado escritor y cronista colombiano dice “hubo una época en la que los presidentes salieron de sala de redacción y dirección del diario pero tenían a las familias propietarias de los diarios y como tenían el capital financiero y el capital social representado por esa capacidad de influir en la gente entonces de pronto daban el salto a la política, pero desde hace mucho tiempo se ganó esa guerra de independizar el periodismo de la política, son dos actividades totalmente diferentes. Yo no comparto con alguien que haga periodismo con la mira puesta en la política, porque le estás haciendo trampa a la audiencia porque la audiencia que te lee como periodista cuando el proyecto del periodista es otro, pasar a otra cosa relacionada con el poder, el periodismo es un oficio  que se hace para servirle a la sociedad no para que le sirva al que lo ejerce como trampolín para otras ambiciones personales que tenga lo que me parece  cuestionable, los que quieres hacer carrera política hagan carrera política pero sin usar el periodismo como disfraz para ejercer la política. Lo que es peor todavía es que cuando se te acaba la luna de miel con la política vuelves al periodismo como si nada…. La política es una actividad seria y es respetable, no dudo que un periodista que algún periodista importante sea tentado por la política y brinde  un aporte un importante en la política, pero de ahí no puedo volver al periodismo como si nada… No me parece”.

Gabriel Astorga columnista del periódico El Diario afirma que “algunos periodistas que gozan de ‘cierto prestigio’ creen que al acceder a un cargo público, automáticamente obtendrán una cuota de poder político. Sin embargo, la realidad es otra, generalmente terminan sirviendo al mismo poder al que antes criticaban”.

Admitámoslo, los periodistas y comunicadores están constantemente coqueteando con el poder político, algunos francamente utilizan a los medios como trampolín para acceder a cargos públicos.

Para acallar (indirectamente) a los periodistas que son contestatarios con el sistema político, basta con incorporarlos al mismo sistema político.

Es decir: A los periodistas que “brillan demasiado”, los sistemas políticos de cualquier país los convierten en aliados, otorgándoles un cargo público.

Son diversos los cargos que han ocupado periodistas en la esfera política alcaldes, diputados, senadores, concejales, vocales y hasta un Presidente de la República: Carlos  Mesa Gisbert.

DEL PERIODISMO A LA POLÍTICA

Infografía sobre algunos periodistas que pasaron a la política

Declaración de Carlos Mesa Gisbert vertidas en su  documental Presidencia Sitiada.

“A medida que uno va avanzando en la televisión y se convierte en figura pública ocurre que inevitablemente hay una serie de referencias que apuntan y te dicen que deberías entrar en política, tienes la imagen suficiente tienes el prestigio que has ganado a lo largo  de los años.

Caelos Mesa final copia

Nunca estuve absolutamente seguro de que esa decisión de aceptar la candidatura vicepresidencial era una decisión correcta y probablemente la respuesta que di, ese sí, que di en medio de las dudas, es una respuesta que hoy podría revisar perfectamente y que quizás hoy debería revisar, pero la historia las vidas humanas no se revisan y por supuesto cuando uno da un paso es un paso irreversible como de hecho fue”.

Entrevista Guillermo Mendoza periodista, fue candidato a la alcaldía de la ciudad de La Paz en 2014, perdió las elecciones y actualmente es Viceministro de Defensa del Consumidor.

Guillermo Mendoza final copia

¿Qué lo motivó a pasar a la política y dejar el periodismo?

R.- Durante la mitad de mi carrera en medios, 20 años en total, fui reportero, presentador de noticias, jefe de prensa  y director de informaciones. La segunda mitad fui productor de programas de ayuda social, de ecología y de cultura urbana. Es decir que varios años antes de ingresar a la arena política ya había dejado el ejercicio periodístico informativo ingresando a otro formato con contenidos más sentimentales y comprometidos con el bien social de allí que la transición fue mucho menos traumática ya que llevaba conmigo  una fuerte carga ideológica que me exigía hacer gestión pública para trascender en acciones menos contemplativas.

¿Piensa volver a hacer periodismo después de la política?

R.- Periodismo informativista no lo creo pero producción televisiva con toda seguridad que sí. Además mis dos hijos son estudiantes de comunicación social, será un sueño cumplido trabajar en familia.

¿Cree que la credibilidad de un periodista se pone en riesgo al identificarse con una línea política?

R.- Desde luego que la objetividad se ve afectada y por ende la impresión de las personas hacia tus editoriales o comentarios pero nada que no se pueda reparar con el tiempo y la constancia. Si eres bueno  en lo que haces podrás ejercer sin mucha dificultad. Hay profesionales haciendo periodismo exitoso luego de haber sido connotados candidatos.

¿Cada vez son mas los periodistas que han pasado a la política, porque cree que esto esté sucediendo?

R.- Porque poco a poco se van rompiendo estereotipos y acartonamientos sobre roles y prejuicios. Loa comunicadores son seres humanos con plenas libertades para perseguir sus sueños y realizaciones. Además los que estudian ciencias sociales tienen mayor sensibilidad y visión para hacer servicio y generar políticas públicas cercanas a la gente.

¿Es posible regresar al periodismo después de ejercer la política?

Desde la perspectiva en que la sociedad está esperando que el periodista responda a esa función importante que es el darle información sin ninguna intencionalidad político partidarias por detrás, creo que ese es uno de los aspectos importantes que se debe diferenciar.

Cuando un periodista se ha dedicado a la política  obviamente cambia la mirada respecto a lo que es su accionar y ese salto de la política al periodismo deja un mal sabor en la misma ciudadanía, ya tiene una distancia respecto al básico elemento de la credibilidad que deben tener los periodistas…y cuando el periodista pierde credibilidad por que la sociedad lo identifica que alguien está informando favoreciendo  o modificando la realidad en relación a un interés político partidario  entonces pierde credibilidad y esto le resta indudablemente al trabajo del periodista. ¿Pero quien pierde mas la población o el periodista?  En el caso de los periodistas nunca podran recuperar su credibilidad y a otros les costara recobrar la confianza de la audiencia quizá  finalmente logren hacerlo como Maria Rene Duchen que fue candidata a la vicepresidencia en 2006, perdió se alejó de los medios durante muchos años, retornó el 2013 y actualmente continua realizando radio y televisión y es considerada una de las mejores.

Los periodistas se constituyen en los defensores de la sociedad al hacer eco de la  voz  del pueblo, al ser intermediarios entre gobernantes y gobernados, fiscalizan y limitan el ejercicio del poder político y  por tanto al un periodista unirsele al “enemigo” por así decirlo cuando decide dejar los micrófonos por las bandas o curules entre otros deja desprotegido al pueblo que pierde un portavoz y defensor de la democracia.

Analistas políticos consideran que el viaje o paso de la política al periodismo es  irreversible sin retorno, es un “descrédito” para la profesión, al ser la credibilidad el único patrimonio con el que cuentan los periodistas, perdiendo está al identificarse como parte o seguidores de un partido o linea política, por lo que la información vertida por ese periodista estará condicionada a los intereses de ese grupo de poder, por  lo que les hará difícil retornar al ejercicio de su profesión, cuando no consigan ser electos o cuando concluyan su función pública.

Sin embargo, los periodistas que asumieron una posición política no consideran “antiético” ejercer nuevamente la labor periodística en tanto mantengan sus principios y desempeñen una buena labor.

SONDEO DE OPINIÓN

¿COMO SE HAN DESEMPEÑADO LOS PERIODISTAS EN LA POLÍTICA?

El ejemplo más emblemático de la actividad periodística que termina en la función pública en la política misma ha sido el caso de Carlos Mesa,  quien desempeñó los cargos políticos mas altos del país, vicepresidente y presidente de la nación.

Carlos Mesa ha tenido en la ciudadanía una altísima aceptación en su trabajo como  periodista durante muchos años, ese perfil  logrado en el trabajo de los medios en el ámbito del análisis y la crítica bajo el paraguas del periodismo le ha dado identidad a su trabajo.

Posteriormente cuando Carlos Mesa forma parte de una coalición en la que llega a la Vicepresidencia en una primera instancia y posteriormente a la Presidencia por una serie de conflictos sociales, la ciudadanía sentía que existía la gran necesidad   por tener una persona de alta calificación  al mando del país, pero la política probablemente al interior de su propia dinámica  ha hecho que ese proyecto fracase y por eso es que renunció en una, dos y hasta una tercera ocasión ante un sistema político que no llegó entrar en coincidencia con la visión de este líder de opinión.

Hoy sin duda tiene un perfil muy importante  por lo que puede ser un potencial candidato a la presidencia, esto  según las encuestas que se han ido realizando este último tiempo, es más, se vislumbra como la única figura pública entre otras fuerzas políticas  que tienen estructura partidaria mucho más amplia  de largos años de trabajo, sin embargo no tiene estructura partidaria en el sistema tradicional, pero si tiene aún una fuerte aceptación en la sociedad.

Un periodista es un profesional en el ámbito de la información y es una profesión que tiene que ver con la opinión pública y por lo tanto hay que saber diferenciar esos dos ámbitos.

La política ha buscado en varias ocasiones figuras en el trabajo periodístico en el trabajo de comunicación porque reconoce que ahí se cultivan la credibilidad y  un sentido de racionalidad respecto al análisis que se hacen en los medios de comunicación y eso hace que la gente confíe en los periodistas, en los comunicadores, en las personas que no necesariamente son periodistas pero si aparecen en medios de comunicación, los mismos comentaristas o analistas también han entrado en esa lógica aquellos que están invitados como fuentes de información del trabajo periodístico terminan siendo estos posibles candidatos  de las mismas fuerzas políticas, ya ha cambiado la lógica de la búsqueda de figuras públicas para la política que emergen de la sociedad, hoy son muy pocas, los medios están generando una nueva plataforma por lo tanto no es nada extraño que ocurra este fenómeno de manera creciente.

Por otro lado el periodismo y la política son actividades completamente diferentes por lo que es falto de ética  hacer periodismo y hacer política partidaria, no es lo mismo que un periodista tenga una línea política porque sin duda la tiene, el hecho de defender los derechos humanos ya es una actitud política ante la sociedad y es totalmente loable pero todo con su verdadera dimensión en decir las cosas.

La analista política María Teresa Zegada afirma que estas personas tienen un capital simbólico que es el ser conocidos por la ciudadanía por la actividad que desarrollan y lo utilizan para “saltar a la política”, cuando se supone, en teoría, que los medios son escenarios y no actores.

Según dijo, los periodistas no deberían tomar partido de una manera tan determinante porque de alguna manera la credibilidad de la gente en los medios también está dada por estos personajes que transmiten información. “Se produce una distorsión cuando periodistas incursionan en la política, porque su retorno a la vida periodística es muy difícil, necesitan de un proceso muy largo de recuperación de credibilidad, de demostración otra vez de objetividad, y en muchos casos han desistido de volver justamente porque se considera que los medios están, teóricamente, al margen del juego político directo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s