Reformas educativas en Bolivia no llegaron efectivamente al área rural

Roxana Ramos

Las cuatro reformas educativas implantadas en Bolivia intentaron llegar al campo sin lograrlo. Un pequeño ejemplo exitoso fue el de la escuela de Warisata el año 1931.

La experiencia de Warisata se da en momentos en que más del 70% de la población era rural. Sin embargo hoy esta relación se invirtió, más del 70% habita en las ciudades y los intereses de los habitantes del área rural cambiaron de manera que adecuar la educación a la cosmovisión rural carecería de sentido alguno.

Según el exministro de Educación, Enrique Ipiña, la primera reforma, de 1910, puso las bases administrativas para la educación fiscal, pero no logró  llegar al campo. La de 1952 con los postulados del Movimiento Nacionalista Revolucionario tampoco lo logró.

La tercera en la que el trabajo Ipiña, como ministro en varias gestiones gubernamentales, se basó en ideologías católicas de izquierda y partidos de la misma tendencia. En ese entonces, contaba también con la experiencia de la reforma del MNR y del Servicio Nacional de Educación Popular.

Finalmente durante el gobierno de Sánchez de Lozada, a estos estudios se incrementó la política intercultural y participativa-popular y finalmente se lo implementó en la Reforma Educativa de 1994. Si bien se elevó el nivel de asistencia y se implementó la educación bilingüe, la calidad de la enseñanza bajó, concluyó el exministro.

La Reforma del actual gobierno, a través de la Ley Avelino Siñani-Elizardo Pérez, del año 2010, con gran carga ideológica, plantea la descolonización de la educación occidental y religiosa, apegándose a los saberes originarios, sin tomar en cuenta que la mayoría de la población  hoy está en las ciudades, comparte ambas cosmovisiones y debe relacionarse con el resto del mundo

Un director de  una escuela privada, que optó por no mencionar su nombre, señaló: “Tiene aspectos positivos como el de  la formación técnica o contenidos muy interesantes como el del conocimiento y respeto a nuestras culturas y lenguas originarias” explicaba.

Añade también que el hecho de imponer una cultura rural a un país, hoy, mayoritariamente urbano, en lugar de conciliar, no es positivo, pues eso podría terminar creando más  desencuentros y perjudicando a la calidad de la educación que es  de vital importancia, explica.

Mencionó que  los colegios particulares hacen su mejor esfuerzo por formar adecuadamente a sus alumnos a pesar de que sus posibilidades están fuertemente reducidas por la supuesta gratuidad en becas impuesta por el Ministerio de Educación. Los incrementos en sueldos a los y las profesoras no tiene relación con las mínimas alzas de pensiones escolares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s