Viacha: ¿Cuna de valores?

Abigail Zuleta Villegas

A diario la población es testigo de los permanentes actos de violencia que transgreden derechos: humanos, de animales o del medio ambiente, pero además, en algún momento de la vida la gente fue víctima, directa o indirecta,  de hechos de corrupción, actos de violencia  o de actitudes negativas que causaron daño emocional o físico provocando, para muchos, un viraje a su existencia.

En los últimos años estos problemas sociales se convirtieron  en un episodio  insípido para las autoridades, quienes suponen que la solución inmediata no está en sus manos, sino en el de las familias.

Ciertamente es importante considerar que la familia a lo largo de los tiempos, ha jugado un rol esencial en la formación de virtudes y valores familiares, principios básicos para el desarrollo de sociedades fuertes;  sin embargo, para que esta acción tenga su efecto es de vital importancia la calidad de las relaciones con las personas significativas en la vida de cualquier miembro de la familia; tanto las familias como las escuelas son cunas de los sentimientos, y en este sentido se refirieron jóvenes del Municipio de Viacha, el director de la Unidad Educativa José Ballivián, Freddy Atahuachi, y su alcalde, Delfín Mamani.

Por su parte, las familias consideran que las políticas que aplican sus autoridades carecen de una estructura que permita garantizar un verdadero cambio para la sociedad, fundamentalmente en estrategias de empleo, educación y salud que son el cimiento del desarrollo y estabilidad social.

Por otro lado, la permanente vulneración  de las familias a las influencias de la sociedad; es decir, al impulso consumista global, a la insignificancia de los sentimientos, al progresivo escepticismo religioso, a la crisis socioeconómica se ve reflejada en los cambios de los roles que los padres desempeñan dentro del hogar.  El padre ya no tiene el rol tradicional de proveedor. Existen mujeres que trabajan, razón por la que los hogares dejaron de ser lo que fueron en tiempos pasados cuando la presencia de la madre garantizaba el cuidado, educación y control de los hijos.

A esto se suman las nuevas tecnologías y los medios de comunicación que se han convertido en puertas titánicas constantemente abiertas para el ingreso a un universo de información amplio.  Programas televisivos con escenas inapropiadas son difundidos en el denominado  “horario de protección al menor”.  Música con letras que dañan la integridad de la sociedad, por no decir solo de la mujer.  Información con alto contenido de antivalores que moldean hoy los pensamientos, las actitudes y comportamientos de niños y adolescentes  vulnerables ya que siendo la familia el núcleo de la sociedad y constituyéndose en la primera Institución que tiene como misión la transmisión y socialización de pautas y comportamientos socialmente practicados éstos estarían en riesgo ante los hechos sociales anteriormente expuestos.   A continuación veamos la percepción de los habitantes viacheños entorno a los valores familiares, y según ellos cuáles serían las causas de su poca práctica.

En una encuesta aplicada a 340 estudiantes de esta población,  el 96,3% señala la importancia que los jóvenes y señoritas refieren a los valores familiares; pero además manifestaron el interés por recibir capacitación sobre valores. De acuerdo a los datos obtenidos por este instrumento de investigación el 95% de los encuestados sabe qué son los valores familiares.

Por otra parte, de una lista de valores presentados la responsabilidad, el respeto, el amor, el orden, la limpieza, la disciplina, la honestidad y la sinceridad son los  valores familiares que se  practican  en el núcleo familiar.  Los que no se practicarían son: el honor, la justicia, la bondad, la lealtad y la integridad.

Según  resultados de la encuesta el 92% considera que existe poca práctica de valores familiares.  Estos son en orden de prioridad: El respeto, la responsabilidad, la disciplina, la honestidad y la sinceridad.  Más del 65% de las encuestas revelan que se recibe información sobre valores familiares; sin embargo el porcentaje que señala lo contrario es un considerable 29,6%.

El desinterés por parte de las autoridades ediles es identificado con un 65,8% de las y los encuestados quienes ven una ausencia de programas que permitan el fortalecimiento de los valores familiares; sin embargo debemos tomar en cuenta el otro porcentaje, 34,2%, en el que se afirma conocer algún programa realizado por esta Institución edil.

Aún no está claro cuáles serán las políticas que, en el futuro, aplique el Gobierno Autónomo Municipal de Viacha para mejorar la práctica de los valores en este lugar; sin embargo la autoridad reconoció la poca inversión destinada para estos fines y la importancia de destinar un monto, a fondo perdido, para el fortalecimiento de valores en Viacha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s